Verduras congeladas y en conserva: todo lo que hay que saber

¡Califícanos!

10th mayo, 2019

Cuando un experto nos dice que es recomendable y muy bueno para la salud tomar una media de seis raciones de fruta y verduras de forma diaria, lo hacemos al ser conscientes de que, tanto fruta como verduras aportar un gran beneficio para nuestro cuerpo.  Aportan vitaminas, fibra o minerales. Las podemos consumir frescas o procesadas. Desde Alkemi queremos contaros todo los que necesitáis saber sobre las verduras congeladas.

No es ningún secreto que, a excepción de las verduras recogidas y consumidas en crudo, el resto de los alimentos han pasado un tratamiento o tratamientos determinados para: potenciar su sabor, aumentar el tiempo de conservación, disminuir los posibles riesgos al ingerirlas, entre otros factores.

Es algo que llevamos haciendo desde hace siglos y, aunque debemos de reconocer que un alimento crudo, consumido en fresco, tiene muchos más beneficios que un alimento tratado, debemos de reconocer que los tratamientos aplicados a los alimentos favorecen su mantenimiento, potencia alguno de sus factores y además, nos permite que podamos comer todo tipo de verduras durante todo el año.

En España preferimos el consumo de verduras frescas que el de las procesadas, y no lo decimos nosotros, nos basamos en los datos que refleja el Informe del Consumo Alimentario, en el que podemos ver que tomamos 76,6 kilos de verdura fresca por persona al año.

¿Cómo se conserva la verdura?

Antes de conservar, se procede a limpiar la verdura, blanqueado y escaldado. Con todo esto se garantiza la eliminación de patógenos y la desactivación de enzimas que hacen que las verduras se descompongan. Todo ello se consigue en el proceso en el que la verdura se hierve, momento en el que pierde ciertas vitaminas: C y otras del grupo D, pero beneficia a la verdura en otros aspectos negativos que puede tener como, por ejemplo en el caso de las acelgas, alcachofas que tienen unas sustancias que impiden la absorción de calcio o el hierro, y durante la cocción, que tiene lugar antes de la conservación, elimina parte de esas sustancias.

Muchos consumidores aún no creen en esta teoría ya que indican que las verduras procesadas tienen más conservantes y añadidos y pierden sus propiedades beneficiosas para la salud. Pero es el caso contrario. Las verduras conservadas o congeladas se procesan justo en el momento en el que están frescas, por lo que mantienen todos sus beneficios y cualidades nutritivas.

  • Archivos