Los suelos agrícolas desde el laboratorio

Los suelos agrícolas desde el laboratorio

13th julio, 2018
suelo agrícola

Aunque no lo parezca, realizar un buen análisis de suelo antes del comienzo de la campaña es un aspecto muy importante. En Alkemi somos conscientes de ello y por eso desarrollamos diferentes aspectos al respecto.

El enfoque de un buen análisis de suelo debe ser con la finalidad de conocer el suelo y saber qué nutrientes dispone para el cultivo. Su extensión puede ser muy amplia y con muchos parámetros, por ello es importante concretar que parámetros conocer y cada cuanto proceder a su análisis.

El primer paso es recoger bien las muestras para que el resultado sea fiable y representativo de una parcela. Es importante especialmente no mezclar zonas con diferentes texturas ya que esto provoca variaciones en otros parámetros del suelo. Dentro de una misma parcela es importante recoger de mas de un punto de esta ya que puede existir cierta variabilidad, por tanto, obtener tres puntos distintos es una opción, o lo que es lo mismo, en grandes parcelas uno por cada hectárea.
La profundidad del muestreo también es importante, siendo la tónica general entre 0 y 40 centímetros de profundidad, donde la planta desarrolla sus raíces. Si el suelo lo permite es interesante llegar hasta los 70 centímetros.

En cuanto a los parámetros a analizar en un suelo agrícola, hay que tener en cuenta:

Textura del suelo.  Nos indica la proporción de partículas de diferente tamaño presentes en el suelo. Existen suelos arcillosos, arenosos, limosos y francos, es decir, sin predominancia concreta.

El pH. Es un parámetro químico que nos indica si una materia es acida o básica, con una escala de 0 a 14. Siendo los suelos de ph 7 neutros, superando esa cifra básicos y menos de 7, ácidos. Es importante este parámetro ya que afecta a la disponibilidad de nutrientes y crecimiento de cultivos.

Otros aspectos poco variables y que se pueden analizar cada lustro son la materia orgánica, la conductividad eléctrica, el fosforo, el potasio y el nitrógeno.

  • Archivos