La fecha de caducidad y su realidad

La fecha de caducidad y su realidad

16th mayo, 2018

Hablar de la fecha de caducidad es entrar en un debate que en numerosas ocasiones sale a la palestra. Las etiquetas de los alimentos traen mucha información, pero solo entendemos una parte y no todas las fechas que trae se refieren a la de caducidad.

Si nos centramos en la fecha de caducidad de un alimento, lo hacemos fijando el día en el que un alimento se puede consumir de forma segura. Suele indicarse en productos muy perecederos y con un riesgo microbiológico, es decir: carnes y pescados crudos y frescos, que duran pocos días y donde puede haber bacterias patógenas.

Después de caducado un producto, según los expertos, no debe consumirse debido al posible riesgo de que se encuentre en mal estado, estropeado y llegando a poder ser peligroso por la presencia de bacterias patógenas.

Si viene debemos atender a la fecha de caducidad, según los expertos si que existen productos que podrían consumirse como pueden ser los yogures, los cuales puede aumentar algo su acidez, pero no resultan peligrosos al tratarse de leche pasteurizada. Las galletas y bollos también atienden al caso y pueden consumirse, aunque estén más secos. A estos se unen los aperitivos salados, pastas secas, productos ultramarinos y embutidos al vacío salvo casos como el pavo o el jamón cocido al contener agua.

La fecha de caducidad de un producto se fija en función de la degradación del mismo estudiada a partir de análisis microbiológicos si bien hoy las reglas de higiene alimentaria son mas estrictas, no pasa nada si se supera la fecha de caducidad en unos días o un mes, siempre que se prueben y tengan buen sabor.

Es importante recordar que la legislación no determina la caducidad para cada tipo de producto, si no que son los fabricantes quienes lo hacen. En España para poder determinar la vida útil de los productos se emplea el Reglamento 2073/200578.

  • Archivos