Las fuentes de contaminación de alimentos

Las fuentes de contaminación de alimentos

10th julio, 2018
contaminación

En el recorrido desde su origen hasta el armario de nuestro hogar, los alimentos pueden encontrar numerosos elementos considerados fuentes de contaminación: proveedor, almacenista, cocinero, etc.

Se puede considerar alimento contaminado a todo aquel que contenga cualquier agente extraño al propio alimento que pueda resultar perjudicial para la salud del consumidor. Por otro lado, al hablar de fuentes de contaminación lo hacemos de todo lo que no es propio del alimento capaz de provocar enfermedades a los consumidores.

Respecto a las fuentes de contaminación, distinguimos tres tipos:

  • Cruzada. Se trata del paso de contaminantes de unos alimentos a otros, bien por mezclar alimentos crudos y cocinado o mediante la utilización de los mismos utensilios.
  • De origen. Debido al efecto de tóxicos ambientales, contaminantes agrícolas o productos ganaderos, los alimentos pueden verse afectados ya en su origen.
  • Por manipulación. Sin duda es uno de los de mayor riesgo, ya que el manipulador de alimentos es el mayor factor de riesgo en la contaminación de alimentos debido a su continuo contacto con ellos. La higiene en general y las buenas practicas de manipulación de alimentos son fundamentales para minimizar los riesgos lo máximo posible.

La comida contaminada no siempre muestra señales evidentes de deterioro, por ello en alimentos envasados es fundamental aceptarlo o rechazarlo en función de la fecha de caducidad que nos indica el fabricante. Si se encuentra fuera de fecha, sin duda la mejor opción es descartarlo ya que, aunque aparentemente se encuentre en buen estado, pudiendo haber iniciado su proceso de deterioro natural.

El medio ambiente, las plagas, los utensilios y locales, basuras otros alimentos y, por supuesto, el encargado de manipular alimentos, son las principales fuentes de contaminación de estos. Factores físicos, químicos y biológicos que enmarcan todos los peligros posibles que pueden dañar los alimentos para nuestro consumo.

  • Archivos