La conservación de la leche recién ordeñada

La conservación de la leche recién ordeñada

12th junio, 2018

En el momento en el que hablamos de la leche y su tratamiento y conservación, lo hacemos de un tema delicado y con el que hay que tener en cuenta diversos factores.

El proceso de conservación no es una materia sencilla para el producto ya que después de extraer la leche del animal, los cambios que ésta sufre en su composición son dramáticos principalmente debido al incremento de los gérmenes, los cuales van desde decenas presentes en ubres hasta miles alojados en el balde de ordeño, cantidad que puede ir aumentando con el transcurso de las horas a cifras de millones por mililitro.

Por otro lado, la leche contiene enzimas como las lipasas, las cuales aceleran su deterioro, de ahí el motivo por el cual los especialistas recomiendan cuidar la higiene después de obtenerla y, por supuesto, enviarla lo más rápido posible.

Hay que tener en cuenta la existencia de factores que predisponen y determinan la calidad de la leche como las características raciales, edad, etapa de lactancia, alimentación, así como confort de la vaca. A destacar, la higiene es un factor fundamental para conservar el buen estado de la leche, tanto la vida útil como la calidad de los derivados elaborados con ella. Es por ello por lo que cobra especial importancia la limpieza del establo, así como equipos de ordeño y corrales.

En este punto es importante la desinfección de la leche, la cual realmente no existe ya que los gérmenes siempre van a estar si bien existen métodos para reducir levemente la carga microbiana. Añadimos a esto la posibilidad de utilizar antibióticos, hormonas, contaminantes químicos, así como agregado de agua.

En conclusión, para una correcta conservación de la leche fresca es fundamental prestar mucha atención a la hora de ordeñar sin permitir el ingreso de otros animales lejos de vacas o terneros, así como evitar que las ubres se ensucien.

  • Archivos