Preservar la calidad de las Aguas de las piscinas

La calidad del agua de las piscinas

28th junio, 2016
Calidad de las aguas de uso lúdico

Es muy importante preservar la calidad de las Aguas de uso Lúdico, como las de piscinas y las de parques acuáticos, ya que es primordial para la salud pública. Mantener el agua de la piscina en perfectas condiciones es imprescindible con un correcto tratamiento de la misma. Y tan importante es tratarla como analizarla, ya que un buen análisis de ciertos parámetros físico-químicos, como de otros caracteres microbiológicos permitirá la calidad del agua de las piscinas centrándose donde realmente haga falta.

La calidad técnico-sanitaria de piscinas en España está regulada por el RD 742/2013, según su actividad en piscinas públicas o privadas. En función del tipo de piscina han de aplicarse los correspondientes artículos.

Además existen Normatuivas de Comunidades Autónomas, como por ejemplo, en la Comunidad de Madrid existe la legislación sobre piscinas comunitarias reflejada en el Decreto 80 donde se pretende salvaguardar condiciones higiénico sanitarias adecuadas a la calidad del agua de las piscinas comunitarias.

En el caso de las piscinas particulares no existe una normativa vigente que obligue al propietario a realizar este análisis, pero por condiciones de prevención sanitaria, se recomienda hacerlo de forma periódica. Los expertos aseguran que es imprescindible hacerlo también en este tipo de piscinas.

¿Por qué es importante realizar un análisis del agua de las piscinas?

Para comenzar, debemos tener en cuenta que el agua de las piscinas es muy susceptible al cambio meteorológico, por tanto sus valores variarán dependiendo del tiempo, en la mayoría de los casos. Por ejemplo, en los días de lluvia hay una gran concentración de partículas en el aire que acabarán en la piscina. En cambio, los días de mucho calor, el agua se evapora más rápido, al igual que parte de los agentes desinfectantes, esto crea tanto diferencias en la proporción del agua tratada y del agua nueva que se repone, así como de las concentraciones de los agentes desinfectantes que se minoran.

Existen analizadores In situ para aguas de piscina muy fáciles de usar. Están fabricados y pensados para hacerlo de forma rápida en algún momento dado, de forma diaria, como también para los particulares. Estos pueden ser, los analizadores con reactivos, que son los más utilizados en este tipo de métodos, las tiras analíticas o los analizadores digitales, que son los más fáciles de usar y los más precisos.

En la actual Normativa Española se exige que Laboratorios Acreditados realicen los trabajos de muestreo y análisis de las Aguas de Piscina, que además de la realización de los análisis evaluarán acorde con las exigencias legales el estado higiénico sanitario de las Aguas de las Piscinas.

Los parámetros habituales de control son:

Ph: Es de vital importancia analizarlo, ya que mide tanto la acidez como la basicidad del agua. Esto condicionará al modo en el que reaccionan los productos que se usan para tratar el agua de la piscina. Se considera que el agua está neutra cuando los valores están entre 7,2 y 7,6. En el caso de que los valores estén fuera de estos indicadores, se procederá a regularlo con la ayuda de productos químicos específicos. Se recomienda analizar el pH a diario y regularlo en caso que sea necesario. En las piscinas donde hay socorrista, son ellos los encargados de realizarlo cada día.

Cloro: Hay que diferenciar entre diferentes tipos de cloro.

– Cloro libre: Es el responsable de la eliminación de los microorganismos presentes en el agua, este se agota cuando ha cumplido su función y desaparece.

– Cloro residual libre: Es el porcentaje de cloro libre que aún permanece en el agua después de haber procedido a la eliminación de los microorganismos.

– Cloro residual: Corresponde al porcentaje de cloro que permanece en el agua y deja de ser eficaz en la desinfección.

Dureza: Este parámetro mide la cantidad de calcio y de magnesio (a lo que llamamos cal) presente en el agua, ya que puede causar algunos inconvenientes al deteriorar tuberías y elementos que componen la piscina y así impedir su correcto funcionamiento.

Conductividad: La presencia o ausencia de minerales puede ocasionar ciertos problemas en el funcionamiento de la piscina. Una cantidad excesiva de minerales se puede observar en el gran olor y sabor del agua. En cambio, si existe una ausencia de estos minerales, corroe los componentes metálicos del vaso de la piscina.

Parámetros Microbiológicos: como la Escherichia coli ( marcador fecal) o la Pseudomonas aeruginosa, cuya presencia puede originar daños importantes en la piel de los bañistas.

Estos son algunos de los métodos que se analizan para garantizar la calidad del agua de las piscinas y los parámetros esenciales que conviene mantener de forma adecuada para poder disfrutar de ella.

En Laboratorios ALKEMI, ofrecemos estos servicios de análisis y consultoría para los aspectos relacionados con el control de calidad de las aguas de piscina y su evaluación acorde con las normativas.

  • Archivos