• Análisis agrícolas, ¿Por qué?

    Eficacia de los análisis agrícolas
    23rd mayo, 2016

    Los análisis de suelos agrícolas son más importantes de lo que parece, ya que de ahí se basa la producción agrícola. En este tipo de análisis se controla algunos aspectos como la fertilidad de la tierra, la disponibilidad de nutrientes, las tareas a realizar antes de la siembra y de la plantación y por último, generar unas conclusiones de los parámetros del análisis ante algún posible problema nutricional que pueda presentar el cultivo.

    ¿Por qué se realiza estos análisis agrícolas?

    Sin ellos no se podría garantizar una tierra de calidad y por consiguiente en qué condiciones se hará dicho cultivo. Además, se especifica también la clase de abonado para conseguir los objetivos de la cosecha favoreciendo así un correcto proceso productivo de cultivo.

    La eficiacia de estos análisis agrícolas depende de la muestra que obtengamos para realizar el control, es decir, que sea una parte representativa importante del suelo. Los expertos recomiendan tomar una muestra de la superficie por cada 10/25 hectáreas de parcela.

    Por tanto, antes de realizar la plantación y el riego de la misma, se debe realizar un correcto análisis agrícola del suelo. De esta forma, tendremos acceso a toda la información necesaria para manejar las condiciones que debe tener el riego y el abonado a través de las características que cumpla la tierra y la finca.

    ¿Qué se analiza?

    Los parámetros analizados para que nos aporte la información necesaria son los siguientes:

    1. La textura: para asegurar cómo regar y sacarle el máximo partido al agua y a la tierra. Para no sobrepasarnos de riego, ni tampoco quedarnos corto. Así como también el contenido de nutrientes o sales que nos podrá aportar. Una recomendación imprescindible para saber qué dosis química aplicar.
    1. El PH: Este nos indica el tipo del suelo al que nos sometemos. Si la tierra es ácida o alcalina. Con ello sabremos su aporte en fósforo y micronutrientes.
    1. La conductividad eléctrica: Nos asegura lo saludable que está el suelo, es decir, si estamos ante una tierra sana para saber si el cultivo que vayamos a plantar es tolerante a la estrategia de abonado y riego.
    1. Los nutrientes: Saber en qué cantidad se encuentran los macronutrientes como el fósforo, el potasio o el calcio y los micronutrientes como el hierro, el magnesio o el cobre.

     

    En definitiva, sin estos cuatro parámetros mencionados no podremos definir una buena estrategia del abonado y del riego durante al menos un año. De ahí la importancia que reside en los análisis de calidad del suelo agrícola.

  • Archivos

  • Datos del contacto

    • C/ Tierra de Barros, 2
      28820 COSLADA (Madrid)
    • Teléfono: 916 739 149
    • Fax: 916 739 148
    • E-mail: alkemi@alkemi.es
    • Lugar Montemogos, 151 Beluso
      36937 BUEU (Pontevedra)
    • Teléfono/fax: 986 415 279
    • C/ Miriam Blasco P 147 2º B
      47014 (Valladolid)
    • Teléfono/Fax: 983 345 974